Entradas recientes
Archivo
Síguenos
  • Facebook Basic Square
Serie de poemas sobre el disco "SUR" de Jaime Roos (1953)
Lluvia con Sol 
------------------
El Profeta llega a la montaña
y no puede verla
(ni siquiera intuye
que la sombra que lo cubre
proviene de ella)
El Profeta anda descalzo
por las piedras
y se arrodilla, conmovido
reza
llora
y es lluvia con sol
su mirada.
Blanco 
---------
Hugo Bonaldi
te pasó esa letra
por debajo de la puerta
de un cuartucho parisino 
dentro de un sobre
sin remitente
sin señas
alada
etérea
como un claro vestido
adolescente
invisible.
Y es así
-----------
Mientras el hombre
se "larga a pensar"
y se empina otra noche
el sol ya lacera los vidrios del bar
(no hay damas presentes
el territorio es masculino
hasta el drama)
Y es así.
San Baltasar
----------------
Es 6 de enero
y los tambores festejan
se salen de sus duelas
duelen
gritan la injusticia
y el barrio baila en ellos
Amándote
-------------
Si me voy a morir de amor
lo sabrás antes
de tiempo
Entonces vivirás para amarme.
Luces del estadio
----------------------
La luz del bar
es el ocaso
desde el punto de vista
del parroquiano
Hay tres tristes tipos
consolándose
con pastillas de fóbal y pasado
El estadio no existe
los poetas mienten
Al final todo es un partido
jugado a medias.
Carta
-------
Franca
se pierde entre las carreteras
y los banderines que son pañuelos
no sabe qué rumbo
tomarán los acontecimientos
hace frío
o el calor arrasa
todo es el provenir
el amor, el odio, el dolor, el goce
las navidades
te esperarán por Montevideo

LA CEGUERA (Jorge Alastra)

(a A. Yupanqui)

 

No veo por la neblina
quizá sea condición
de ciego
tengo una herida
perpetua en el corazón.

 

No alcanzo a ver
y me cierro a lo que pasa
y a tientas
camino y no me detengo:
tengo pupilas estrechas.

 

No veo, no veo nada
si hay sufrimiento me asilo
si un semejante padece
me nubla el cielo y olvido.

 

Me dicen que no me importa
si hay niños que son mendigos
y si otros son malsufrientes
baleándose su destino.

 

Me acusan de mi ceguera
y puede ser, sí señor
es que me duelen los ojos
de tanto fijar el sol
el sol que quema la vida
y nos ciega al dolor.